martes, abril 03, 2007

48 Hour Film



Este es el cortometraje "Stella", que produje para un evento que consistía en realizar un corto desde su concepción hasta la post-producción en sólo 48 horas, como parte del Festival Internacional de Cine de Sacramento. Protagonizan el corto Araceli Collazo y Mateo Escobedo.


Historia

Me invitaron a participar en la producción de un corto para este evento de 48 Hour Film Sacramento, e inmediatamente acepté.

Quien me invitó es un productor llamado David Ligon, un norteamericano a quien tuve la oportunidad de asistir con la cámara en la grabación de algunas escenas para otra producción. Pero después de un rato caí en la cuenta de que no me interesaba participar en un corto para otro director, sino que yo contaba con los elementos suficientes para producir mi propio corto y plasmar mi propia visión, muy distinta a la de David, como pude corroborar después durante la proyección de su corto, en donde uno de los personajes es una "latina" llena de todos los clichés que los gringos han acumulado: Su nombre es algo así como Juanita Cholita Shakira Juana Panchita, es robacoches, viste "mal", es fea (aunque la actriz que la caracterizaba es guapa, pero la maquillaron para que se viera sucia y descuidada) y habla mal el inglés.

Así que tomé la decisión de hacer mi propio corto y participar con mi propio equipo.

El viernes 2 de marzo a las 6:30 P.M. mi amigo Seitu Coleman nos llevó a mi hijo Mateo y a mí al "cuartel general" del evento para registrar mi proyecto y sacar de un sombrero el género que me iba a tocar y los requerimientos de la producción.

Ahí el simpático director del Festival Internacional de Cine de Sacramento, Martin Anaya, presidía la junta con todos los directores interesados en el concurso 48 Hour Film.

Me tocaron los siguientes requisitos:

Género: Supervivencia.
Nombre de un personaje: Stella Starlight.
Prop: Bandera.
Locación: Un lugar distintivo de la ciudad de Sacramento.
Línea: "You will never find a more wretched hive of scum and villany"

Eran ya las 8:30 P.M.

Comenzaba el tic tac. Todos los participantes teníamos hasta las 8:30P.M. del domingo para entregar en Mini DV o en DVD la producción terminada.

Yo ya tenía las imágenes en mi cabeza, y no son muy distintas a lo que vemos en el video.

Esa noche Araceli, Mateíto y yo dormimos plácidamente. A las 3 A.M. me desperté con ganas de agarrar la cámara. De ahí las primeras tomas del video en las que aparece Araceli realmente dormida junto a Mateíto que jugaba con el camioncito escolar que le "prestó" un hijito de Seitu.

Como a las 7 A.M. desperté a Ara para que comenzara el día de filmación. La consigna: Seguirla con la cámara durante su rutina, después nos ocuparíamos de las tomas de a güebo.

Sin vehículo y sin asistentes, salimos a las calles de Sacramento durante el sábado y el domingo.

Nuestro amigo y excelente escritor James Michael se subió al tren ligero con nosotros y pronunció la frasesita reglamentaria, con la aportación adicional de su parte de que se la dijo a Mateo, quien parece que que la entendió perfectamente al ver por la ventana del tren el capitolio californiano. Jim también nos facilitó su histórica banderita del movimiento de La Raza, del célebre luchador social César Chávez, que es la que Mateo ondea en el corto.

Mi cuñado Joselo me lleva de paseo por el centro de Sacramento para captar imágenes urbanas, de las cuales se usó solo una.

Araceli y yo nos sentamos frente a la computadora para editar el corto. Durante el proceso, nos la mentamos, cortamos y nos reconciliamos varias veces por "diferencias creativas", como es normal.

Todo sale de poca y estamos satisfechos.

Domingo 7 P.M. Seitu me espera mientras batallo para exportar el corto terminado a la cámara para grabar en Mini DV, formato preferido por los organizadores. No jala. Opto por el DVD. No hay tiempo suficiente. Nos trepamos al carro y durante el trayecto continúa el proceso de quemado. Un DVD se echa a perder. Comienzo con uno nuevo. llegamos al lugar. 8:15 P.M. Las cámaras de un canal local de TV están sobre mi y mi laptop cubriendo el drama. Sale el DVD calientito de mi Mac y se lo entrego a Martin. Euforia general.

Los días después mi vida trascurrió así como en automático. Aunque no quería darle tanta importancia, me ocupaba mucho la espera.

Viernes 30 de Marzo. Mateo y yo ya traíamos chorrillo de los nervios. Mi desventaja era que él no tenía porqué cambiarme los pañales.

A un día de la proyección de los cortos dentro del Festival, Me llama Brandon Slazes, voluntario del festival encargado del reel con todos los cortos que se proyectarían al día siguiente. "Tu corto y el de otro participante no se ven bien, parece que tu DVD se echó a perder", es lo que me dice. Acordamos que yo le iba a hacer una copia del DVD y que él iba a pasar por ella. Termino la copia pero a la vez también trato de arreglar el problema de comunicación de mi Mac con mi cámara para entragarle a Brandon una copia de mi corto aparte en Mini DV.

Llega Brandon y le entrego el DVD y le grabo mi corto directo a su Mini DV Master que traía consigo. Para tal efecto grabo en mi Canon XL2.

Ofrezco a Brandon mi ayuda para cualquier cosa que pueda surgir y le deseo buena suerte.



Sábado 31 5:30 P.M. Es una hora antes de la proyección de los cortos que se llevará a cabo en el Crest Theater. Abner cuidará de su hermanito Mateo mientras Araceli y yo, ya bañaditos, nos dirigimos al cine a tiempo.

Ya en el Crest, nos encontramos con Seitu y con nuestros amigos Felipe Dávalos y Ana Lilia, quienes nos apoyaron todo el tiempo.

Nervios.

Comienza la proyección. El primer corto aparece con fallas terribles de proyección. El sonido y la imagen tienen brincos tremendos. no se entiende nada. Un par de minutos de angustia y se suspende la proyección.

Desconcierto.

Continúa la proyección de los siguientes cortos. Se ven muy bien, aunque, como era de esperarse, las calidades son irregulares.

Me sorprende gratamente el corto de Brandon, "Blackout"



Sé que después de el de Brandon sigue el nuestro, pues sus créditos finales fueron los que vi al poner en 'cue' la cinta para grabar nuestro corto inmediatamente después.

Vemos los primeros frames de "Stella"

Fallas técnicas, brincos, nada se entiende. Grito que se detenga la proyección. Me lleva.

Detienen la proyección nuevamente y al ratito comienza otro corto.

Araceli y yo decidimos que debo ira ver qué pex.

Voy al lobby del cine y pregunto por el mero bueno.

Algunos voluntarios me atienden así como con hueva. Me dicen que Martin es el bueno, pero que está arriba en la cabina checando los problemas. Pasan 10 minutos. Martin Anaya, me explica lo que yo ya me imaginaba, que hay un problema de incopatibilidades de formatos (Canon, Sony, Panasonic, etc.). El productor del otro corto afectado acompaña a Martin, quien ofrece proyectar nuestros cortos al día siguiente dentro de otra programación del Festival.

Aceptamos tanto yo como Jake, el director del otro corto, llamado Golfairapy...



Al preguntarle a Martin qué qué onda que si el jurado iba a estar presente en la proyección al día siguiente, me responde que no, pero me asegura que todos verán mi corto.

Después me enterería, de boca de uno de los jueces, que el jurado vió mi corto en la pantalla de una cámara de video, quizás con una calidad similar a la que puede ser apreciado en You Tube.

Al final de la proyección me encuentro a James Michael, quien había viajado desde Rocklin (40 minutos de autopista) para acompañarnos, dejando en casa a su esposa quien recientemente había sido sometida a una delicada operación.

También tuve el gusto de saludar a Juan Cervantes, productor independiente de TV en español, con quien estoy colaborando en varias producciones.

Yo más que enojado, estaba frustrado y apenado con la gente que atendió nuestra invitación, fue por ello que cuando al término de la proyección, al invitarnos Martin a todos los directores a que pasáramos al escenario a comentar nuestra producción, lo único que mencioné al micrófono fueron unas disculpas a mi mamá y a mi abuelita, quienes obviamente no se encontraban en el lugar, pero mediante las cuales me refería a los que nos apoyaron hasta el final. Brandon, quien estaba parado junto a mí en el escenario, robó el micrófono a Martin para decir a la audiencia que no se perdieran nuestro corto, que ya había tenido oportunidad de verlo y que estaba hecho con el corazón y que casi le arranca una lágrima. Very nice of you, Brandon, I appreciate it.

Domingo 1o de Abril, 4 P.M. Ya estábamos frente al Cine Crest Mateo Ara y yo (esta vez no hubo niñero). Eran el lugar y la hora señalados en mi pase especial que me dieron como participante del Festival. Ahí nos topamos a Felipe y Ana Lilia, quienes ya habían preguntado en la taquilla por la proyección de los cortos y les habían contestado que no tenían noticia de nada de cortos ni nada.

Recojo del piso un programa del Festival que estaba ahí nomás tirado por casualidad y me entero de que la presentación de ése día sería en el 24th Street Theatre, del cual sólo sabía que estaba en la Calle 24 (¡eso es perspicacia!).

Pues nos enfilamos todos al cine en cuestión. No sin antes lidiar con Mateíto que se quería subir a güebo en el tren ligero que pasa frente al Crest. Un antiguo cine hermoso, por cierto.

Mateo & friends

Araceli antes de la función

Llegamos media hora tarde, al 24th Street Theatre, pero con alivio nos enteramos que todavía no comenzaba la función.

Ocupamos nuestras butacas como cualquier asistente y esperamos. Es una sala chica, también antigua y coquetona. Hay como cincuanta gentes, muchas menos que en la función del día anterior.

Matíto está tranquilo, pero sabemos que no durará mucho tiempo, por lo que rogamos a todos los ángeles que comience rápido la proyección para zumbarnos de ahí a los primeros signos de histeria de nuestro retoño, que según lo planeado, llegarían después de la proyección de nuestro cortito.

Martin toma la tribuna. Canta un rap y nos anuncia al micrófono que los cortos no proyectados el día de ayer todavía se estaban 'renderiando' y que mejor los pasarían después de la presentación principal, o sea, la película "Last stop for Paul", un largometraje. Aunque ya olía algo mal (y no eran los pañales de Mateíto), yo seguí en mi butaca durante el comienzo de la cinta anunciada, que se veía por cierto muy buena.

Al poco tiempo, en la oscuridad de la sala, alguien toca mi hombro, era Brandon, quien me anunciaba que seguían teniendo problemas para reproducir los dos cortos malditos.

Coincidimos en que la solución al problema es traer mi cámara y reproducir desde ella.

Así que busco a Araceli para que carguemos con Mateíto y nos llevara a la casa para recoger la cámara antes de que termie la película que estaba proyectándose para intentar correr los videos salados.

Fuimos y regrasamos sin contratiempos, Mateo ya estaba en mal plan, como buen niño de dos años que no sabe qué onda con tanto ajetreo.

Al llegar al cine, subo a cabina en donde entre el proyeccionista y yo instalamos la cámara y probamos la cinta. Todo bien aparentemente.

Ya no pudimos disfrutar del largometraje que supimos estuvo fantástico. Teníamos que entretener a Mateíto, quien tuvo la fortuna de que nuestros amigos Armon Newton y su esposa Sonia llevaran a sus hijitos a la presentación y acompañaran a Mateo a jugar en el pasto que rodeaba al bonito teatro/cinito.

Nos avisan que ya siguen nuestros cortos. Alguna gente abandona la sala.

Nervios, diarrea retenida y agüita en el gaznate.

Mateo se comporta y ¡tarán!, el primer corto se proyecta bien. Changuitos por que el proyeccionista avance la cinta hasta el minuto que le indiqué, en donde se localizaba mi corto. No pasa mucho tiempo y vemos las primeras imágenes de nuestro corto. Se ve y se oye bien. Así, grandotote, como todos debieron verlo un día antes. Silencio en la sala. La gente reacciona favorablemente a lo que sucede en la pantalla. Mateo canta el tema que interpreta su mami. Créditos finales. Aplausos. Cariño.

Nos sacudimos la gota de sudor y Mateíto y yo nos dirigimos al escenario ante la invitación de Martin. También sube el productor del otro corto. Araceli se hace del rogar. "Come on Stella" insiste Martin, convenciendo a nuestra diva, que luce guapísima en el escenario. Mateo responde puntualmente hasta las preguntas más profundas que le hace Martin al micrófono. La gente lo adora.

Yo cuento un poco de mi experiencia en la producción: "¿48 horas para hacer una película?, pues mejor la hago sobre nuestra vida y nuestra situación real".

Mateo abandona el escenario como toda una estrella y yo estoy listo para ir al baño a meditar lo acontecido.

Armon y Sonia amablemente ofrecen cuidar de Mateo para que nosotros asistamos a la Fiesta de Clausura del Festival.

Mateo se despide desde la 'van' de Armon. Contento entre sus amiguitos, no tiene ningún empacho en mandar a sus papás a la porra o a donde quieran ir.





Otros cortos participantes en el 48 Hour Film Sacramento 2007




Asistimos a la fiesta, que también es de premiación, que se llevó a cabo en el Delta King, un barco antiguo anclado en Old Sacramento.

Dos margaritas nos acompañaron a Ara y a mi durante la premiación a la larga lista de cintas, escritores, productores, compositores, actores, etc.

Platicando con algunos asistentes que no tenían relación directa con el Festival, sino que eran meros espectadores, nos comentaban que nuestro corto fue de sus favoritos y que, pese a las postergaciones, no se lo quisieron perder.

El premio que se anunció al final fue precisamente el de 48 Hour Film.

Rápidamente Martin anunció que el premio al "cortometraje sobresaliente (outstanding short film)" de ese evento sería para "Mercy", un corto hecho con toda la mano, dos cámaras HD, un montón de colaboradores y técnicamente impecable.

Realmente sobresaliente, y merecedor del premio si nos sujetamos estrictamente a su significado textual.

Pero también sobresaliente fue el nuestro en otros sentidos:

1. Fue el único que incluía a un niño en su reparto. Otro incluía a ancianos, pero el resto estaba invadido de juventud. Chavos.

2. Fue el único en el que no había violencia. En el resto había balazos, puñetazos, violencia verbal y agresiones de todo tipo. ¿Reflejo de una sociedad en guerra permanente?

3. Fue el único cuya protagonista era una mujer, madre y ama de casa.

4. Fue el único en que un personaje cantaba el tema original. De hecho, nuestro corto es casi un musical. Que no es mi género favorito, ni mucho menos, pero se dio.

5. Hasta donde sé, fue el único producido por un hispano. Llámese mexicano, chicano o latinoamericano.

Como irónicamente señalaba Martin en su divertida presentación como maestro de ceremonias "–voz ridículamente engolada– todos somos ganadores".

Cierto.

Pero ya que expuse las particularidades de lo que sucedió queda la pregunta... ¿fue una competencia justa?

Mhhh.


Experiencia y Sugerencia

Si un día quieres organizar un Festival Internacional de cine en tu ciudad y luego se te ocurre incluír una competencia de Cortos de 48 horas, ésto es para ti:

Aunque entiendo que una de las características del cine como industria es marcada por el hecho de que ésta actividad involucra un sinfin de recursos de todo tipo (equipo humano, equipo técnico, especialización, logística, finanzas, aspectos legales, planeación, coordinación, aspectos creativos y limitaciones de tiempo, espacio y ejecución, etc.), y que es deber del jurado de un evento como éste reconocer tales aspectos (en los que indudablemente el corto ganador en esta ocasión se lleva merecidamente las palmas), también es importante reconocer otros aspectos de la producción.

Sobre todo en un mundo cambiante en donde se puede crear una gran película con pocos recursos, como la ya mencionada Last Stop for Paul, que se presentó justamente antes de nuestro cortito, dejando encantada a la audiencia, que realmente sintió que viajó alrededor del mundo junto a los dos protagonistas, que a la vez fungieron como escritores, productores camarógrafos, editores, etc.

Y sobre todo tomando en cuenta que el evento de los cortos de 48 horas fue quizás el más importante y el que más audiencia reunió en una exhibición y definitivamente en la fiesta de premiación, que estaba llena de realizadores, actores y colaboradores de producciones como la nuestra. Todas obviamente locales. Otra muestra de su importancia es el hecho de que la mención del ganador de ese evento se dejó hasta el final, generando la mayor expectativa del todo el evento.

Tons aquí la onda es que a esta actividad que es la única que considera al novel talento local, tenga su propia sub-premiación, con distintas categorías, para que mínimo palmadita en la espalda y diplomita para colgar en la pared se lleven los que de una u otra manera logren llegarle al PÚBLICO con sus historias, que es el fin último del cualquier producción de cine, independientemente de los recursos que maneje, los logros técnicos y de los detalles de su realización.


Mateíto me hizo el favor de tomarme esta foto con la camiseta oficial del festival.
Thank you Martin for your effort and great job done. No hard feelings.



Suspiro

Pero bueno, como todos somos ganadores, pues aquí comparto con ustedes este cortometraje hecho en cuarenta y ocho horas, con el corazón, excelentes actuaciones (inexplicablemente durante el rodaje Mateíto en ningún momento se acercó a querer arrebatarme la cámara y a querer tocar el lente con sus deditos cochinitos, como acostumbra, y en cambio adoptó profesionalmente su papel en todo momento, haciendo importantes aportaciones) y una historia sencilla, honesta y divertida.

Gracias.

El director y las estrellas posando en esta foto que Arnold nos hizo el favor de tomar.

5 comentarios:

vanina dijo...

muy bueno el corto

Saul dijo...

¡Gracias Vanina!

Aprecio tu comentario y te anuncio que añadí la historia del corto en mi post.

Hugo Herrera dijo...

Saúl, te felicito a tí y a todos los que colaboraron contigo, me gustan las historias sencillas como la que presentaste (aunque no estoy muy de acuerdo con esos 'contests' como el de '48 Hour Film Festival', qué es lo que se trata de demostrar? que hay personas tan talentosas que pueden hacer un corto en sólo dos días? yo en lo personal no tengo problema en ver cortos que hayan sido hechos en dos meses, dos años, el tiempo que sea, en fin)...tu corto es tu vida, unos minutos de tu vida, la cámara son tus ojos, que mejor que eso, no?...'congratulations' y échale ganas.

PS: a la otra suelta la cámara tantito nomás pa' que agarres el destapacaños y no andes gastando 'dollars' contratando a 'plumbers'; eso sí se me hizo muy 'desperate housewives'...ja, es broma.

Saul dijo...

Tenx, carnalazo.

Comparto tu opinión. Quizás no vuelva a participar en un evento de éstos, pero creo que como experiencia, me quedo con lo que viví, que fue muy intenso y es de las cosas así que te hacen verte al espejo y darte cuenta de que estás vivo.

Jim, el plomero, es empleado de la compañía que maneja los depas, por lo que su intervención no nos costó ni un dolar. El pedo es que el drenaje se volvió a tapar y no jala la maquinita trituradora tan popular en los fregaderos de las cocinas gabachas.
Ya amenazamos con sacarlo del corto si no arregla esto. Je je. No, buena onda el Jim. ¡Saludos Jim!

Un brazo Huguiñer. Ya postea tus producciones hechas con tu flamante XL1!

Meshe Creations dijo...

ESO TE IBA A PREGUNTAR: SI LO DEL FREGADERO TAPADO ERA VERDAD?

pARECE QUE SI ASI QUE QUE MALA ONDA POR LO REALISTA PERO MUY BIEN PARA EL FILME.

apenas lo pude ver porque con mi computadora debo de dar gracias de dia y de noche que minimo prenda.

Lo vi en la computadora de Conny.

¡¡¡A todo dar!!!